“Si basamos el aprendizaje en la memoria, los robots nos ganarán”

Claudio Mirasso investiga en el campo de la neurociencia, a la vez que ejerce de catedrático de física en la Universidad de las Islas Baleares

Cuando contesta, pregunta y se pregunta constantemente. Cosas del oficio. Claudio Mirasso es investigador del Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos (IFISC) y catedrático de física de la UIB. Como investigador, trabaja en el campo de la neurociencia, concretamente en los modelos matemáticos del cerebro y la sincronización de los ritmos cerebrales, así como en aspectos de la inteligencia artificial aplicados a señales biomédicas. No en vano, Claudio Mirasso afirma sin dudas que el siglo XXI avanzará sustancialmente en el conocimiento del cerebro, el gran misterio del cuerpo humano. Sin embargo, esta conversación viene motivada por una petición que Mirasso, junto con el catedrático de física de la Universidad de Valencia Walter Furlan, han iniciado en Change.org para exigir al gobierno español una ley de educación consensuada con expertos, que se prolongue en el tiempo y que responda a las necesidades reales de niños y jóvenes.

Toda petición que se hace a un gobierno surge de una preocupación. ¿Cuál es la suya?

Hemos hablado mucho de este tema con Walter Furlan. Ambos, como muchos profesores universitarios, estamos preocupados por las grandes carencias que tienen los jóvenes cuando llegan a la universidad. Se están cometiendo errores importantes en primaria y secundaria y no percibimos que haya un interés del Estado para afrontar un cambio estructural que es urgente. Los gobiernos se centran en cuestiones muy superficiales: reválida sí o no, religión sí o no, estudios de cuatro o de cinco años … En ningún caso se analizan los cambios profundos que requiere el sistema educativo. Pedimos una mesa de negociación formada por expertos en educación y que se alcance un gran pacto y una ley que, al menos, tenga una duración de 12 años y, sobre todo, que esté en consonancia con la sociedad actual, con los grandes cambios que se viven.

El fracaso del sistema educativo en España se demuestra cada vez que se dan los resultados de los estudios en este ámbito. Como cree que se podría salir de este fracaso?

Para salir de ella, deberíamos hacer preguntas que casi nadie se plantea. El problema no es sustituir la selectividad por una reválida. Lo importante no es que el alumno se prepare para un examen, sino que se prepare para su futuro, para pensar, para entender, para desarrollarse, para vivir y para encontrar un trabajo que pueda hacer bien y que le haga feliz. Como queremos que estén formados los jóvenes? ¿Qué tipo de sociedad queremos? ¿Es necesario que memoricen como antes o es mejor que aprendan a analizar y relacionar conceptos? Estas son sólo algunas de las preguntas que hay que hacerse. Y si bien es cierto que algunas escuelas trabajan en este sentido, todo el sistema está descoordinado y mal enfocado. No puede ser que digamos que la ciencia es importante pero no sólo no invertimos, sino que incluso en secundaria se diga a los alumnos que no cojan física para que los puede bajar la media para acceder a la universidad. Es un despropósito.

Usted que investiga el cerebro, ¿cree que ejercitar la memoria no es capital?

No digo que no sea importante, pero es evidente que la tecnología nos pone a nuestro alcance, y en el bolsillo, mucho más que lo que antes memoritzàvem. Si basamos el aprendizaje en la memoria, los robots nos ganarán por goleada. Cualquier robot dejará un joven en la calle, porque puede hacer el trabajo y hacerla mejor. Los robots también van aprendiendo a hacer una tarea mediante la experiencia, aprenden de ejemplos. Lo único que nos puede distinguir de las máquinas, de momento, es la capacidad de razonamiento. Hay que trabajar esta capacidad más que la memorización.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *